La impaciencia ilustrada vol. II

Me considero una persona bastante impaciente. Cuando quiero algo lo quiero ya, y si no lo puedo tener me pongo de mala leche. De esto me he ido dando cuenta con el paso de los años, incluso pensaba que era una persona con bastante paciencia, pero no. Mi madre me decía que tenía muy buena mano con los niños porque tenía mucha paciencia, sí…claro, por eso cuando venía mi sobrino a casa para hacer los deberes lo acababa atando a la silla con la cuerda del batín para que no se moviera. Signo inequívoco de una gran paciencia.  Ahora eso sí, los deberes los hacía.

Si hay algo que no soporto es tener mucha hambre, tener comida delante, y no poder comer! Ya sé que las normas de la buena educación dicen que debemos esperar a que estén todos en la mesa para empezar a comer, de hecho, no hay cosa que me de más rabia que la gente coma mientras yo estoy en la cocina preparando algo…Es la clásica estrategia del “yo si puedo pero tu no”

Lo tienes delante, todo el olor sube hacia tus fosas nasales penetrando en tu cerebro y produciendo una saliación excesiva…Es un acto irracional, lo necesitas, aunque sabes que está mal. Te acaban de decir que no comas, que corres peligro de perder tus papilas gustativas…pero te da igual.

Y es que la mayoría de veces la impaciencia no trae nada bueno…

Recuerda que puedes seguirme en:

Facebook

Pinterest

y Twitter

Anuncios

14 pensamientos en “La impaciencia ilustrada vol. II

  1. Me suena… En estos casos, lo mejor es reconocerlo para planear tus estrategias y comer antes de turno sin que se note demasiado. Como quien no quiere la cosa, ahora coges un macarrón, luego otro (de la otra punta del plato), etc etc. Poquito a poco..
    El problema es cuando empieza todo el mundo a comer y miran tu plato. “Si tiene menos comida, pobre”.. deben pensar algunos. Mejor eso que los que piensan “esa ha empezado antes sí o sí”, no?

    Feliz lunes!!!!

  2. Sésame: Yo también soy bastante impaciente… y me acabo quemando la lengua, o corriendo demasiado y perdiéndome una parte de la explicación que resulta completamente necesaria o… vamos ,que la impaciencia no trae nada bueno!

  3. Me considero también una persona paciente, pero viendo esta ilustración…. yo hago lo mismo. No sé o no puedo esperar… es que la comida en el plato me llama y también la que está en la nevera!!!!….

  4. jajajajaja!!! me siento superidentificada…mi marido me llama Doña Paciencia…….justo por todo lo contrtario…y alucina de cómo con nuestros hijos……tengo la mayor Paciencia del mundo!!

  5. Que post mas gracioso!
    Yo también soy impaciente, y como soy muy lentorra comiendo me justifico diciendo que voy empezando y así luego no tienen que esperar a que acabe. Lo malo es si quema claro.
    Ay que hambrecita tengo ya!
    Un beso.

  6. jajjaja, seguro que eso nos ha pasado a todas en alguna ocasión… demasiado impacientes somos algunas, entre las que me incluyo yo también. Habrá que empezar a contenerse, no queda otra…
    Besitos guapa!!

  7. hola guapisima! aqui estoy de vuelta y os he echado mucho de menos a mis bloggers! y prometo ponerme tambien con bloggertrotters que aunque no pude actualizar, lo tengo pendiente!
    y ttambien ver todos los post que tengo atrasadisimos!!!
    un besote gigante
    carol

  8. Jajajajajajajajaja….es superior a mis fuerzas…yo también lo reconozco…incluso cuando veo a alguien escaldado pienso, bah, no será para tanto…. y zasca!! lengua frita!

    Un besazo bombón! te voy a saturar el mail jajajajajaja

    Ana B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s